Diego Ballestrasse


Recent Works

— El tercer viaje a Chapelco

— La cuarta pared

— Juan


Early Works 


Texts

— Writings

— Interviews | Reviews


About

— Biography

— CV

Installation views

Curatorship

— Contact


Statement 


Diego Ballestrasse researches the imaginary potential that contains the photographic medium, his work raises a reflection around the multiple temporalities that each image carries, as well as the mechanisms which activate memory and the inherent subjectivity in our perception of images.


La cuarta pared

2015-2020
EN.   FR.



La cuarta pared es una exploración la dimensión física de las fotografías de mi álbum familiar como gesto y deseo de restablecer vínculos, donde utilizo la fotografía como una herramienta que me permite la posibilidad de conectar con mi pasado familiar. Es un trabajo que trata sobre la pertenencia y los afectos, invitando al espectador a un viaje al centro de la fotografía.

En pos de un espacio de encuentro y confluencia con mi pasado, el proceso ha consistido en penetrar en la copia fotográfica, sumergirme en ella atendiendo a los puntos ciegos del encuadre para descubrir, desde ahí, la apertura a ciertas reflexiones que atañen al ámbito familiar; así como a los mecanismos que caracterizan la subjetividad inherente a nuestra percepción de las imágenes. ¿Cómo median estas fotografías en nuestras relaciones? ¿De qué manera intervienen en nuestra comprensión de los vínculos familiares? En este sentido, La cuarta pared apunta a otra forma de comprensión del acontecimiento fotográfico que va más allá del momento de la toma por parte del fotógrafo.

Fotografiar colocando la cámara «dentro» de las imágenes responde a la necesidad de alterar la jerarquía establecida respecto de lo que se supone que otorga el sentido, y plantea la posibilidad de atender a aquello que habita en los intersticios de lo visible y que suele escapar a nuestra atención. Desde esta nueva perspectiva, los cuerpos y los objetos adquieren su propia autonomía, y como consecuencia, el espacio de la imagen se abre y se transforma en un nuevo escenario. Afinar la mirada para captar la información aparentemente secundaria que reproducen las fotografías, diluye, en definitiva, la barrera que nos mantiene como espectadores externos y nos absorbe a sus interioridades.

La cuarta pared nos incita a expandir el modo en que nos relacionamos con el álbum familiar. Desde ese nuevo espacio en los márgenes de la fotografía, La cuarta pared nos invita revisitar nuestras imágenes, así como cualquier imagen con la que nos sintamos vinculados desde otra perspectiva, con otra cercanía, adoptando un rol más partícipe y activo.


Mark