Diego Ballestrasse


Recent Works

— El tercer viaje a Chapelco

— La cuarta pared

— Juan


Early Works 


Texts

— Writings

— Interviews | Reviews


About

— Biography

— CV

Installation views

Curatorship

— Contact


Statement 


Diego Ballestrasse researches the imaginary potential that contains the photographic medium, his work raises a reflection around the multiple temporalities that each image carries, as well as the mechanisms which activate memory and the inherent subjectivity in our perception of images.


El tercer viaje a Chapelco

Fotografía, Video, Instalación
2020


Instalación en Landskrona Foto Festival, dentro del marco de Parallel Intersection 2020. Landskrona (Suecia). September - October 2020.


El tercer viaje a Chapelco propone una exploración al interior de unas fotografías y las imágenes que quedaron confinadas en ellas; imágenes de un lugar físico donde se fraguó un núcleo familiar y sus primeras ilusiones fueron tomando forma. Un viaje a un pasado y a un imaginario familiar, pero también a través del propio medio fotográfico, sus materialidades y la experiencia sensible que la observación implica.

El punto de partida de este proyecto se halla en unas diapositivas realizadas por mis padres durante dos viajes a la Patagonia argentina. El primero durante el viaje de su luna de miel, en 1969. El segundo, diez años más tarde, cuando yo tenía cinco años, junto con mis padres y hermanos. El «tercer viaje» al que alude el título sucede desde el presente, a través de estas fotografías.

Aquello que transforma en material fértil estas fotografías es la forma de transitarlas, las posibilidades que se abren al contemplarlas no tanto como resultado de un momento específico, sino como punto de partida. En El tercer viaje a Chapelco contemplo las fotografías como quien utiliza un telescopio del revés. Es de este modo como descubro que es posible alcanzar la mirada de quienes tomaron las fotografías. En este recorrido inverso, al otro lado de las fotografías, se definen ciertas extensiones insospechadas, los lugares que fueron habitados en el pasado, desde donde se vislumbran aquellos paisajes en el que quedaron inscritos los anhelos de una unidad familiar poco antes de que se truncaran.

Tras dos décadas lejos de mi país, las fotografías del archivo familiar han cobrado un rol singular en mi práctica artística, se han convertido en sí mismas en una suerte de instrumento óptico. Observar qué puede ser visto «a través» de fotografías y fotogramas me permite desentrañar dimensiones latentes del pasado familiar; aquello que ha quedado sumergido justo por debajo de las evidencias.



El trabajo con estas fotografías y las imágenes que continúan desplegando tantos años más tarde es una forma de transitar las memorias familiares; sus funcionamientos erráticos, sus intervalos y sus distancias. Si en un nivel más íntimo, este proyecto plantea la posibilidad de acercarse a esos espacios de deseo y frustración generados por el núcleo familiar, El tercer viaje a Chapelco también es una invitación a mirar las imágenes desde otro ángulo: una apertura a nuevos espacios dentro de la fotografía en donde se revelan otros modos de relacionarnos con ellas. Es desde esta perspectiva que toda fotografía, más que superficie cerrada de un hecho acontecido, funciona como elemento de mediación y puede revelarse al espectador como puerta de entrada y salida a infinitas imágenes.


Nota: Este trabajo consta de tres partes: una proyección de video digital proveniente de archivo fílmico en Super 8; un tríptico y una instalación de una serie de imágenes impresas en material transparente. Existen diversas maneras de materializar las transparencias.



Instalación en Landskrona Foto Festival, dentro del marco de Parallel Intersection 2020. Landskrona (Suecia) / 2020


 






Mark